SÓLO DOS, NO MÁS.

TAREA POLÍTICA

José Luís Santana Ochoa

En la entrega de TAREA POLÍTICA fechada el 14 de noviembre de 2019, hace ya cuatro meses, se puso a la consideración de la sociedad electoral colimense al comalteco Agustín Morales Anguiano, agrónomo de profesión , destacado productor agropecuario, ex alcalde de Comala, ex dirigente de la Unión Ganadera Regional del Estado de Colima, ex vicepresidente Nacional de la Red de Municipios por la Salud, ex Director General del Instituto de Fomento de Ferias y Exposiciones de Colima y Secretario de Desarrollo Rural en la administración peraltista , como prospecto del Partido Revolucionario Institucional a la candidatura a gobernador del estado 2021/2027.

En este mismo espacio trisemanal, el 12 de enero de 2020 le tocó turno a la cuauhtemense Mely Romero Celis, ex diputada local de mayoría relativa, ex senadora de la República, ex Subsecretaria de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, y Coordinadora Nacional de Ramas de Producción y Uniones de la Economía Rural de la Confederación Nacional Campesina (CNC), por mucho, la dama tricolor con más y mejores prendas para abanderar a su partido en una justa que se espera fuerte, cerrada, muy competida.

A finales de enero de 2020, el todavía presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional en Colima, Enrique Rojas Orozco, presentó púbicamente a Mely Romero Celis y a Agustín Morales Valencia como cuadros tricolores valiosos para retener la gubernatura en el estado de Colima “porque tenemos una estrategia, tenemos un plan”, haciéndolos acompañar de José Manuel Romero Cello y de Óscar Ávalos Verdugo, par éste cuya mención no logró entusiasmar al respetable sino todo lo contrario.
Mely Romero Celis y Agustín Mortales Anguiano son lo que el PRI tiene para conservar su registro electoral e intentar retener la gubernatura en una elección donde la moneda puede caer de cualquier lado, con suerte hasta del pintado de verde, blanco y colorado. A un año de que arranquen formalmente las campañas por el primer cargo de representación popular en el estado, tiempo es ya de que los priistas centren su atención, orienten sus energías y se definan en torno al proyecto femenino que representa Mely o al masculino liderado por Agustín. No hay más.
Mely se ha declarado puesta y dispuesta a toparle, a entrarle con fe al bailazo sexenal. “Me gustaría seguir sirviendo a Colima, eso lo tengo claro, desde donde se pueda y como se pueda. El haber participado en otras elecciones me ayudaría para ocupar la posible candidatura, esas son características que ayudan a cualquiera, especialmente para una posición como la búsqueda de la gubernatura. El PRI me ha dado las mejores oportunidades de mi vida. Estoy comprometida y puesta para todos los trabajos que se requieren en esta etapa electoral. Mi corazón está en Colima y mi vocación es de servicio, quiero servir a Colima desde donde esté, desde la oportunidad que me pueda seguir dando, no sólo el partido sino la población de Colima, eso se definirá cuando se tenga que definir”.

Agustín también convencido está de entrarle al ruedo a rifársela en una lidia electoral de alto riesgo, sabedor de lo cual ha empezado ya a prepararse a consciencia para salir bien librado de la misma, empezando por dialogar con agroproductores y gente del campo tradicionalmente filo priista, liderazgos sociales y comunitarios, empresarios, clase política y líderes de opinión, para tantearle el agua a los camotes. La retroalimentación que ha recibido sobre su proyecto político lo mantiene más firme que nunca en la brega que se intensificará una vez que pase el ramalazo del Coronavirus.

EL ACABO

 Mely y Guty, Guty y Mely, ella y él, son lo que el priismo tiene para intentar seguir siendo gobierno un sexenio más. Esto lo saben y aceptan propios y extraños, sirios y troyanos. Cualquiera de los dos que resulte nominado la tendrá muy cuesta arriba dado el decepcionante desempeño que como gobernador del estado ha tenido José Ignacio Peralta, oficialmente priista.
 Como siempre, la amenaza por delante. Motivación negativa pura y simple. El Secretario de Administración y Gestión Pública del Gobierno del Estado de Colima, Kristian Meiners Tovar, ha sentenciado que los trabajadores de confianza que en lugar de trabajar desde sus casas tomen el aislamiento como vacaciones, causarán baja inmediata. ¡Pero qué necesidad¡