ESTAMOS DESEQUILIBRADOS

 

En nuestra vida y todos, debemos quitar y poner, buscar la verdad y aceptarla, quitando falsedades y conveniencias que aparecen, porque todos somos responsables de nuestra persona y nuestro entorno. Recordemos al poeta: Yo fui el responsable de mi propio destino. Si quieres que te vaya bien, actúa conforme a la verdad. Por no vivir sí, en todos los tiempos y lugares, en los imperios, reinos, países y pueblos, se han tenido desviaciones. No se han quitado desviaciones y conveniencias ni se han rechazado errores, hasta personas culpables no se han dado cuenta de la necesidad de cuidar la actuación. Mucho cuidado con lo material y lo espiritual.

Diariamente se tienen grandes errores y se actúa convenencieramente, peor y son gobernantes o de la iglesia los desviados y creídos, mucho cuidado con los ricos y los que tienen puestos importante. Unifican desviaciones personales y sociales y sus desviaciones las acusan a los otros, mejor cantemos: Así nací y así soy, si no me quieren ni modo.

Mucho cuidado con los ególatras, quienes desde su nacimiento creen que valen mucho, que son intelectuales y correctos; pero ni ayudarlos podemos, mejor retirémonos de ellos; de los que tienen mucho dinero y puestos importantes en la sociedad y si les dices la verdad te corren y rechazan. Mejor examinemos qué tenemos y qué debemos hacer. Somos nosotros y nuestra sociedad. Con lamentos y críticas en nada avanzaremos. Todo es hecho por nosotros y somos responsables. Veamos cuánto nos falta hacer en México, los valores y potencias de los mexicanos.

Mucho cuidado. Se han desviado las personas; muchos son moderaos, pero en maldades son peritos y torpes en bondades, solamente buscan dinero y cuidan valer mucho ante sus superiores, descuidando su personalidad y alabando la personalidad de sus supriores; se creen inteligentes, dan muchas palabras y maldades con apariencia de bondades; tiran las maldades y errores de los otros, pero cómo descuidan la verdad y aparentan inteligencia y potencias. Lo bueno es que llegan a ser personas importantes y hasta logran grandes puestos.

Adelante. Que avancen en el viento nuestros sueños, sin lamentarnos por la noche sino avanzando en los caminos de las montañas y los valles, sin miedo a los mares ni a las montañas. Vivamos alegres, tirando sombras y ruidos de las rocas que ruedan hacia el valle. Que el tiempo alegre nuestros actos y se conviertan en música los ruidos de la noche. No le tengamos miedo tantas desviaciones que se tienen en nuest6ra sociedad ni nos lamentemos por tantos enemigos ambiciosos que aparecen en nuestra vida, Mucho cuidado con los que se creen inteligentes. Todos somos dueños de nosotros y de nuestro entorno.

Estamos muy desviados, pero mucho podemos avanzar. Podemos mejorar nuestra persona y a nuestra sociedad. Los mexicanos tenemos muchas y grandes potencias. Podemos hacer un gran México. Lo del dinero y la fama vienen por su cuenta, por eso es urgente el equilibrio. No todo es perfecto, pero venzamos al enemigo. Nos dice el poeta: Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar. Somos responsables de nuestra persona y de nuestra sociedad. Dominemos, Si sembramos maíz, no vamos a cosechar arroz. Siempre veamos lo que hay en nosotros y ante nosotros.

Todos somos responsables de las cosas que son. De la verdad, lo que es o no es, lo que debes aceptar o rechazar. Las cosas no son por lo que dicen las gentes, la Constitución o la Biblia, el Presidente o el Obispo; el partido político o el maestro. Mucho cuidado con eso de no me gusta o el aquí yo mando. Y todo cambia al correr de los años. Gocemos el bien, dominemos nuestros instintos, llenando siempre nuestro corazón de valores eternos. Avancemos. Quitemos desequilibrios, nostalgias y ardores. Mucho podemos, lo urgente es que queramos y actuemos con la verdad.